sábado, 23 de julio de 2016

Bellos Durmientes


25 de Julio, 2014.
La guerra se palpa en el ambiente
la pisoteamos con nuestros ojos al otro lado del televisor

La paz se larga, azotándonos con brusquedad
- esto es lo que os habéis ganado.

*

Almas negras llenan el desierto…
¿Qué hacen tan quietos? – pregunta el niño pequeño,
mirando al que duerme.
Ellos han encontrado la paz… - responde dejando entre lágrimas
la madre, su hogar.
Yo quiero esa paz, voy a buscarla…

El viento azota el suelo manchado,
desperdigado…
el niño se tumba junto a las demás personas
junto a las que habían encontrado la paz,
las que dormían plácidamente a pesar del día a día.
*
El viento agitaba su cabello,
lo enmarañaba tanto, o más, de cuando volvía a casa,
tras haber jugado todo el día.
Se observa desde lejos
todos esos ojos negros,
con nuestras bocas torcidas…
desde el suelo el niño ve como su madre la sigue
ella también quiere encontrar la paz
todos allí la ansían, tanto como el agua.

El niño mira al cielo complacido
mira a su madre sonriendo
se levanta de un salto
para acompañarla en ese bello sueño.
…observamos
sus labios carbonizados,
la tierra en sus ropas…
el bosque y el mar podían haber estado
en sus manos,
pero ahora sólo les queda en sus ojos
ennegrecidos y cerrados…
y llueve y graniza la guerra sobre ellos.


Almas negras llenan el desierto…

*